Skip to main content

Braun D2010 AdvancePower Kids

14,49 €

Precio incluye IVADatos del: diciembre 19, 2018 4:37 am

Extremadamente ligero, el cepillo eléctrico a pilas Braun D2010 AdvancePower Kids es una magnífica alternativa para los pequeños reticentes a lavarse los dientes. Los dibujos de princesas, sirenas o populares héroes en el cabezal motivan a los pequeñines a seguir una rutina de higiene oral, muchas veces imposible de conseguir con el cepillo de dientes tradicional. Lo cierto es que este cepillo a pilas cuenta con grandes ventajas que inexplicablemente no incluyen otros aparatos recargables, como por ejemplo el temporizador de dos minutos, el tiempo recomendado por los dentistas para una limpieza correcta y eficaz. Avalado por la marca Braun, encima puede presumir de una excelente relación calidad-precio, lo que lo convierte en un producto ciertamente muy recomendable.

PROS: La frecuencia del cabezal alcanza los 5.600 movimientos por minuto, una potencia más que suficiente para los niños más pequeños. Por otro lado, solo pesa 159 gramos, lo que lo hace ideal para las manos infantiles. Está construido con muy buenos materiales y la marca aporta confianza a los consumidores. Cuenta con temporizador de dos minutos y pliegues antideslizantes en el mango. Además, los vistosos coloridos incentivan a los peques al cepillado dental diario. Por ultimo, cuenta con una estupenda relación calidad-precio y las pilas AA están incluidas, un aspecto nada desdeñable.

CONS: Solo incluye un cabezal, por lo que se hace necesario adquirir otro al cabo de tres meses de uso. Los recambios son fáciles de adquirir por internet, pero no resultan baratos. Como contraprestación, el cabezal es intercambiable con otros de la misma gama de Oral-B -firma perteneciente al fabricante Braun-. Por otro lado, es un cepillo que funciona con dos pilas AA, un inconveniente para algunos padres y que no está de más recordar. Por último, lo que sí no incluye es estuche de viaje o indicador de carga.


Calidad
(4/5)
Precio
(4.5/5)
Funcionalidad
(4/5)

Una reseña de Patricia Sanjorge.

Evaluación

Calidad

En este primer apartado de la evaluación analizaremos, como siempre, algunos aspectos relevantes en cuanto a la calidad del producto, como el tipo de cepillo, los cabezales, las cerdas, las recomendaciones de edad y finalmente la marca. Comenzamos por el tipo de cepillo, de carácter rotatorio, el más básico del mercado porque simplemente se trata de un sistema circular de filamentos que giran sobre un punto de rotación. Esta simplicidad, sin embargo, es muy adecuada para un cepillo de iniciación. Tiempo habrá después para aparatos más complejos.

Respecto al cabezal, es de pequeño tamaño y tiene las cerdas muy suaves, lo que lo convierte en ideal para la pequeña cavidad bucal de los niños. El tamaño del cabezal es uno de los aspectos en los que más hay que fijarse cuando se adquiere un cepillo eléctrico infantil, puesto que un tamaño inadecuado puede producir heridas o lastimar el esmalte dental. En este caso, tanto las dimensiones como la forma son plenamente aconsejables para pequeños a partir de los tres años, tal y como indica el fabricante en la caja donde se presenta el producto.

Por último, y en cuanto a la marca, recordamos que Oral-B pertenece a la compañía Braun, líder en electrodomésticos y una veterana firma que cuenta con la confianza plena de los consumidores. El cepillo eléctrico que estamos evaluando también incluye el nombre de Oral-B en el producto, lo que nos garantiza la calidad de los componentes, exclusivamente diseñados para el colectivo infantil.

Los usuarios que no confíen en las pilas AA, cuentan con otros modelos recargables como por ejemplo el cepillo eléctrico Oral-B Stages Power Kids, estilo Mickey Mouse, un gran aparato con innumerables prestaciones. Otra posibilidad es el cepillo Oral-B Stages Power Kids de los personajes de Cars o Aviones Disney, otro modelo recargable que hará las delicias de los más pequeños.

En todo caso, y desde mi punto de vista, el modelo que estamos evaluando se merece al menos cuatro estrellas en cuanto a calidad, a una estrella de la perfección por su carencia de un cabezal de repuesto y porque evidentemente la duración de un cepillo a pilas habitualmente será inferior al de un cepillo eléctrico recargable.

Precio

El coste de un producto, como suelo destacar en este apartado de la evaluación, depende de muchos factores, entre ellos la marca que hay detrás o su calidad. No hay mucho que objetar respecto a la calidad, como hemos visto en la sección anterior, y mucho menos en cuanto al precio. El coste del cepillo eléctrico a pilas Braun D2010 AdvancePower Kids apenas supera los diez euros y la relación calidad-precio es insuperable teniendo en cuenta que es un cepillo a pilas, ideal como aparato de iniciación para los más pequeñines, a los que hay que habituar a una rutina diaria de higiene dental.

De todas manera, y como suelo indicar, el coste de un producto es siempre relativo y no todos los consumidores optan por el artículo más económico, sino que buscan aquel que se adecúe más a sus necesidades. Los padres reacios a los cepillos a pilas cuentan con otros modelos, como por el ejemplo el modelo Oral-B Stages Power Kids, estilo Mickey Mouse, con muy buenas prestaciones, o el cepillo Oral-B Stages Power Kids de las princesas de Disney, que además ser recargable incluye un sensor de presión para no dañar el esmalte dental.

Existen más modelos recargables en el mercado, como el cepillo Oral-B Stages Power Kids Star Wars, de coste más bajo que los indicados anteriormente y especialmente indicado para los niños amantes de los personajes galácticos.

En todo caso, y en cuanto a precio, pienso que el cepillo que estamos evaluando se merece al menos cuatro estrellas y media, a la espera de comprobar su vida útil a medio y largo plazo.

Funcionalidad

Por último, vamos a analizar algunos aspectos en cuanto a la practicidad del producto, entre ellos el diseño, la fuente de alimentación o los modos de uso.

Respecto al diseño técnico, los usuarios indican su satisfacción con los componentes del aparato y su construcción. En este apartado es preciso recordar que el compartimento de las pilas AA está fuertemente sellado para evitar que entre agua y que el proceso de cambio de las pilas se debe realizar con paciencia y sumo cuidado para no estropear el mecanismo. En este apartado también hay que destacar los pliegues antideslizantes incluidos en el mango para evitar que el aparato se resbale de las manos infantiles.

En cuanto a diseño estético, los niños están encantados con el cepillo una vez comienzan a usarlo por sus vistosos coloridos y la pegatina de sus personajes favoritos ubicada en el cabezal. En este aspecto, el único inconveniente es encontrar el cabezal adecuado una vez haya que reemplazarlo para evitar berrinches innecesarios.

La fuente de alimentación, como ya se señaló con anterioridad, son únicamente dos pilas AA de gran duración pese al uso. Pueden ser alcalinas, como las que incluye el producto, o pilas recargables, indistintamente. Este modo de alimentación es preferible para los niños más pequeñines, aunque siempre hay usuarios que prefieren los modelos recargables por su gran durabilidad en el tiempo.

Los padres que prefieran otros modelos con más prestaciones cuentan con el cepillo eléctrico Oral-B Stages Power Kids, estilo Mickey Mouse, con temporizador musical incluido y con otras funcionalidades a mayores. Otra opción es el cepillo Oral-B Stages Power Kids de las princesas de Disney, que incluye sensor de presión, entre otras características.

A mi juicio, el modelo que estamos evaluando se merece al menos cuatro estrellas en cuanto a funcionalidad, a la espera de su vida útil a medio y largo plazo.

Conclusiones

El cepillo eléctrico a pilas Braun D2010 AdvancePower Kids es una magnífica elección para los más pequeños de la casa, que nunca más se enfadarán a la hora de lavarse los dientes. El vistoso colorido y las pegatinas de personajes en el cabezal son detalles que a los adultos nos pasan desapercibidos, pero que para los niños son de vital importancia, como saben todos los padres.

Por otro lado, este cepillo es un gran aparato para iniciar a los peques en la rutina diaria del cepillado dental. Muy ligero, su mango antideslizante es ideal para las pequeñas manos infantiles, y el hecho de que vaya a pilas evita engorrosos cables y la posibilidad de accidentes en el cuarto de baño.

Por último, la relación calidad-precio del aparato es excelente y además cuenta con la garantía de Braun, una marca que aporta confianza a los consumidores por la calidad de sus productos. En definitiva, pienso que este cepillo a pilas es una gran adquisición que no defraudará a los niños y, consecuentemente, a sus padres.

No hay opiniones todavía: ¿quieres ser el primero en opinar?


¿Tienes alguna opinión o consulta sobre el artículo? ¡Compártela con nosotros!

Tu email no se mostrará en público. Es necesario cubrir todos los campos*


14,49 €

Precio incluye IVADatos del: diciembre 19, 2018 4:37 am