Skip to main content

Labhub Irrigador oral mecánico

10,99 €

Precio incluye IVADatos del: diciembre 19, 2018 2:59 am
Marca
Tipo de aparatoportátil
Modo de funcionamientoInfusión de aire
Número de boquillas1
Tipos de boquillas

boquilla estándar

Particularidades

Funcionamiento con infusión de aire,no requiere de electricidad. El nivel de presión depende de la fuerza con la que se apriete el botón. Elimina las piedras tonsilares,ideal para las encías sensibles

Indicado para pequeños desplazamientos, el irrigador oral mecánico es una excelente opción para aquellos usuarios que requieren un aparato portátil sin molestos cables o baterías recargables. De marca Labhub, poco conocida en España, el irrigador mecánico está dotado de una innovadora tecnología de infusión de aire y es el complemento ideal para efectuar una limpieza bucal tras el cepillado diario. Además, es especialmente recomendable para combatir las piedras tonsilares, es decir, las piedrecitas blancas que a veces se forman en los pliegues de las amígdalas, dando lugar al mal aliento. También aconsejable para portadores de implantes u otro tipo de prótesis, este pequeño irrigador es ligero, de reducidísimas dimensiones y a un coste tan económico que hace falta verlo para creerlo.

PROS: Es de pequeño tamaño, casi como un cepillo de dientes manual, por lo que cabe en cualquier bolso o neceser. No requiere electricidad ni batería alguna, puesto que funciona con un sistema de infusión de aire que lo hace perfecto para su utilización autónoma, recomendable incluso para los más pequeños de la familia. Es muy ligero y cuenta con un diseño compacto y estéticamente agradable a la vista. Además, el pulsador regula el chorro de agua, que es perfecto para la limpieza interdental o para las encías sensibles. Por último, la relación calidad-precio es realmente fantástica.

CONS: El manual de instrucciones no viene en español, un problema para aquellos que no saben inglés. Por otra parte, obviamente la presión no es la misma que la de un irrigador eléctrico o la de un aparato de sobremesa, pero cumple su cometido sin problema alguno. Al ser un irrigador tan pequeño, el depósito de agua puede ser insuficiente para los usuarios menos familiarizados, pero la capacidad es más que suficiente para una sesión de limpieza. Finalmente, no incluye una funda de viaje ni una cubierta para que la boquilla quede sellada tras su utilización.


Calidad
(4/5)
Precio
(4.5/5)
Funcionalidad
(4/5)

Una reseña de Patricia Sanjorge.

Evaluación

Calidad

A continuación, y como siempre, vamos a profundizar en algunos aspectos importantes dentro de la evaluación de calidad, como el tipo de irrigador, la capacidad del tanque de agua, las boquillas y la marca.

Respecto al tipo de irrigador, estamos ante un aparato inusual, que no funciona con pilas, batería alguna o electricidad. La marca Labhub es de Reino Unido y cuenta con reputada experiencia como expendedora de productos de higiene, pero todavía no es conocida en el mercado español. El irrigador mecánico que nos ofrece esta marca funciona con un sistema de infusión de aire que genera el lanzamiento del chorro de agua sin electricidad ni molestas recargas de la batería, una ventaja para aquellos usuarios con malas experiencias en este aspecto.

En cuanto al depósito de agua, es más que suficiente para una sesión de limpieza exhaustiva y profunda, pero eso sí, siempre que el usuario esté habituado al uso de irrigadores bucales. De lo contrario, basta con rellenarlo cuando se descargue el tanque de agua, aún en plena operación de limpieza.

Por otro lado, el irrigador mecánico Labhub solo incluye una boquilla, por lo que entendemos que es de uso personal e intransferible. Poniéndose en contacto con los proveedores a través de internet me imagino que no habrá problema alguna en conseguir un repuesto en caso de ser necesario.

Por último, y como señalaba anteriormente, la marca Labhub es de origen inglés y procede de unos laboratorios con amplia experiencia en productos de salud bucodental. No aporta el prestigio de la marca Waterpik u otras más populares en el mercado español, pero los componentes del irrigador sí demuestran una buena calidad del aparato.

Los usuarios que buscan irrigadores portátiles “de marca” disponen de muchos modelos en el mercado. Uno de estos aparatos es el irrigador Waterpik WP450, ideal para viaje, pero mucho más caro. Otra posibilidad es el irrigador bucal Panasonic, igualmente de un precio más elevado, pero con una marca de prestigio detrás que avala su calidad y prestaciones. Los consumidores indiferentes a las marcas cuentan con irrigadores como Breett o GHB, portátiles y económicos, pero que funcionan con batería recargable.

Desde mi punto de vista, y en cuanto a calidad, el irrigador mecánico de marca Labhub es adecuado a las prestaciones que ofrece, pero echo de menos alguna boquilla de repuesto, por lo que mi valoración se sitúa en cuatro estrellas.

Precio

El coste de un producto determina en muchas ocasiones su adquisición, pese a que hay múltiples factores a tener en cuenta cuando buscamos un artículo específico. En el modelo que estamos evaluando hay que tener en cuenta que está dirigido a un público que prefiere irrigadores portátiles y para el que el precio es fundamental y prioritario antes que cualquier otro aspecto.

Evidentemente, cualquier consumidor querría más prestaciones al precio más barato posible, pero difícilmente encontrará en el mercado algo más económico que el irrigador mecánico que estamos evaluando. Los usuarios que están dispuestos a elevar un poco más el coste cuentan con irrigadores portátiles como el de la marca Breet o el modelo YASI V8, los dos con grandes funcionalidades y con un precio bastante asequible.

Los clientes que, por el contrario, son totalmente fieles a las marcas, saben bien que el coste va a ser mayor, pero que a cambio dispondrán de un aval detrás, tanto en calidad, como en funcionalidades. En todo caso, para estos usuarios propongo modelos como por ejemplo el irrigador Waterpik WP450, también portátil y de una prestigiosa marca dentro de los productos de higiene oral.

En todo caso, y desde mi punto de vista, el modelo que estamos evaluando se merece al menos cuatro estrellas y media en cuanto a precio, a la espera, como siempre, de comprobar su vida útil a largo plazo.

Funcionalidad

Finalmente, la evaluación del irrigador mecánico tiene en cuenta otro aspecto, la funcionalidad, que a su vez se analiza teniendo en cuenta otros factores, como el diseño del irrigador, la fuente de alimentación, la potencia y los modos de uso.

En cuanto al diseño, el irrigador mecánico Labhub es compacto, de estética agradable a la vista y sus componentes apenan pesan, por lo que resulta ligero. Es también reseñable su reducido tamaño, que lo convierte en un aparato muy útil a la hora de guardar en un bolso o en la taquilla de un trabajo.

Respecto a la fuente de alimentación, y como ya he comentado, el irrigador mecánico Labhub no requiere electricidad ni pila alguna, sino que funciona con una innovadora tecnología de infusión de aire, por lo que solo es necesario rellenar el depósito de agua para ponerlo en funcionamiento.

Para concluir este apartado, destaco que el irrigador cuenta con una buena potencia, pero obviamente no es un irrigador portátil ni un irrigador fijo o de sobremesa, cualquiera de ellos con mucha más potencia que este pequeño electrodoméstico, práctico para viajes y pequeños desplazamientos sin muchas más ambiciones.

Por último, el irrigador mecánico cuenta con un solo modo de uso, el chorro de agua, que un poquito se puede graduar mediante el pulsador, pero la fuerza es la que es, suficiente para limpiar espacios interdentales y para otros menesteres ya comentados en el apartado de los PROS. Para aquellos que prefieran irrigadores con mayores funcionalidades hay diversos modelos en el mercado, pero evidentemente a un coste más elevado. Una posibilidad es el irrigador Breett, otra es el irrigador YASI V8 y, finalmente, yo propondría también el irrigador GHB, los tres con mayores funcionalidades y a precios asequibles.

A mi juicio, el irrigador mecánico Labhub es muy funcional y práctico, pero hay características clave que echo de menos, como una funda de viaje, y tampoco sé todavía cuál es su vida útil a largo plazo, por lo que mi valoración para este pequeño gran irrigador se sitúa en cuatro estrellas.

Conclusiones

El irrigador mecánico sin batería ni electricidad es una gran solución para mantener la limpieza bucal en todo momento y lugar. Ideal para pequeños desplazamientos, se puede trasladar en un bolso sin mayor dificultad por sus reducidas dimensiones y cumple su misión perfectamente, sin engorrosos cables ni baterías de por medio.

Otra de las ventajas del irrigador mecánico Labhub es el tamaño de la boquilla, que lo hace muy aconsejable para eliminar las piedras tonsilares (piedrecitas blancas que se esconden en los pliegues de las amígdalas), una de las causas más habituales de la halitosis.

Pienso, por último, que este irrigador mecánico está dirigido especialmente a aquellos usuarios que desean mantener su salud bucodental cuando se desplazan fuera de su domicilio. Ligero, robusto y muy práctico, este pequeño gran electrodoméstico no defraudará a ningún usario que antes se haya informado de sus prestaciones. Y lo mejor, su precio, más barato imposible.

No hay opiniones todavía: ¿quieres ser el primero en opinar?


¿Tienes alguna opinión o consulta sobre el artículo? ¡Compártela con nosotros!

Tu email no se mostrará en público. Es necesario cubrir todos los campos*


10,99 €

Precio incluye IVADatos del: diciembre 19, 2018 2:59 am